XIII - Semana Santa 2005


Crónica de Dr Jons.

Viaje realizado en Semana Santa del 2005, entre el 19 y el 26 de Marzo. En esta ocasión 14 coches y 33 personas.

1ª Etapa - sábado 19 de marzo. Ceuta - Missour.

El Sábado 19 hicimos todo carretera hasta Missour. Cuatro expedicionarios tenían previsto salir un día más tarde, en principio se perderían las pistas de Missour y se reencontrarían con el resto del grupo en la noche de Erfoud, en principio...


2ª Etapa - domingo 20 de marzo. Missour - Erfoud.

Sobre las 10,00h estábamos en ruta. Desde el principio se hizo el tramo que no pudimos hacer en el mes de diciembre pasado por las lluvias. Se obtuvo una buena marcha, parando en un pequeño palmeral para comer. Hubo un solo pinchazo que se reparó mientras comíamos. Etapa larga de más de 300 Kms que se cumplió justo en el horario de luz, tocando "grudón" a la puesta de sol. A la llegada al hotel Elati de Erfoud fuimos recibidos con músicos bereberes. Incidencia negativa fue la ausencia de los 4 expedicionarios que debían reencontrarse con nosotros esta noche, una avería del Opel Frontera los dejó arriados en Mouley Idris cerca de Meknes. *Relato del suceso por Luilly más adelante*

Pegatinas: primer premio a la mejor decoración del vehículo.

A pesar de la época del año, volvimos a encontrar agua por estas pistas.

Caravana por polvorientas pistas.

Los tiempos cambian que es una barbaridad. Éste ha cambiado el dromedario por la mobylette.

Todo es aprovechable en el desierto para construirse una casa. Observen el ecológico sistema de energía eléctrica.

También tuvimos que pasar por algún pedregal que otro.

"Amigo Alí" dando la bienvenida a un oasis.

Parada para avituallamiento en un palmeral.

El colorido especial de la casi nocturnidad del ambiente hace con los reflejos una bonita mezcla.

Recibimiento con música bereber en el hotel Elati de Erfoud.


EXTRA de la 2ª etapa: Incidencia del móvil 2 en Mouley Idris.

Tato y Luilly en el Frontera y Largo y Jose Ahumada en el Terrano salían hoy temprano de Ceuta con la intención de reencontrarse con el grupo en Erfoud. Al ser sólo dos coches se decidió tirar por el interior, por Chaouen hasta Meknes. Todo marchaba bien hasta que a unos 50 kms de Meknes enfilando la subida a Moulay Idris el Frontera empezó a recalentarse sobremanera, encendiéndose el piloto de la temperatura. Decidimos parar en el arcén y echarle un vistazo. La inexperiencia y el desconocimiento de algo que te ocurre por primera vez, hizo que en vez de comprobar el nivel del líquido refrigerante y rellenarlo, esperáramos a que se enfriara el motor para continuar, consecuencia... nada más reanudar la marcha en la siguiente rampa el motor se paró definitivamente. 

Quedaban un par de kilómetros hasta este pueblo pintoresco de montaña, así que decidimos remolcarlo con la esperanza de encontrar allí algún mecánico que pudiera solucionarnos el problema lo antes posible. El único mecánico del pueblo nos dijo que se le había ido la junta de culata al motor y había que cambiarla, además había que reparar una fuga que tenía el radiador. El problema era que ese domingo estaba todo cerrado ya en Meknes donde podíamos comprar los repuestos necesarios por lo que tuvimos que hacer noche inevitablemente en Mouley Idris. 

Todo iba bien hasta que el Frontera dijo basta.

Moulay Idris: nos enteramos allí que es un lugar santo de peregrinación.

Mohamed, nos ayudó desde el principio y nos encontró el sitio donde dormir, lo hicimos en la casa de una mujer que conocía.

Ese día "perdido" lo aprovechamos para conocer los baños árabes tradicionales del pueblo (de aguas termales) y dar una vuelta por los alrededores. A la mañana siguiente fuimos a comprar las piezas necesarias con el mecánico a Meknes, perdimos toda la mañana en ello. Para las 5 de la tarde ya estaba reparado el coche. Proseguimos la ruta y nos encontramos por fin con el grupo en las dunas de Erg Chebi.


3ª Etapa - lunes 21 de marzo. Erfoud - Dunas de Erg Chebi.

Descansamos y nos levantamos tarde. Mañana libre para que la gente paseara por Erfoud. Por la tarde fuimos a las dunas. Allí un grupo de 9 coche hicieron una incursión por el interior del Erg Chebi. Aprendieron a rular por la arena, algunos en su primera vez, lo cual sirvió para quitar definitivamente el miedo a conducir sobre las dunas. Se llegó desde el albergue Dunes D'Or hasta el oasis Oubira. Fue crucial la ayuda inestimable de Omar, nuestro guía del albergue; increíble la manera de moverse incansable a pie por las dunas. Sin duda una experiencia altamente recomendable para todo el que vaya a Erg Chebi. Por la noche fiesta bereber en una gran jaima y reencuentro finalmente feliz con los 4 expedicionarios que faltaban.

Da la sensación que Toni sujeta el coche para que no resbale, ¿o tal vez lo empuja hacia arriba?

¡Inmersión!: El cuadro de mandos del interior del vehículo contrasta sobre la visión del parabrisas (100% arena). ¿Navega por debajo de ella? Fijaros bien en los ojos de éxtasis de Publio.

La visión en la lejanía de los demás coches marcan al Suzuki el berenjenal donde van a meterse.

Esta foto da una visión en profundidad de hasta donde se metieron los coches. Adornada con todos los cochecitos al fondo, el camellito y las jaimas.

El equipo al completo de "Al filo de lo imposible"

Conjura de grupo celebrando la llegada al Oasis Oubira, 4 palmeras por aquel entonces.

Posando junto a las máquinas.

El brazo de Antonio no está enterrado en la arena (no abulta) sencillamente está desaparecido, es un brazo fantasma.


4ª Etapa - martes 22 de marzo. Erg Chebi - Tagounite (NO CUMPLIDA)

Aunque nuestro objetivo hoy era hacer al completo la "pista Indiana Jones" hasta Tagounite, las cosas no salieron como esperábamos.

La avería del Frontera no fue bien reparada del todo y desde la salida de las dunas empezaba de nuevo a calentarse demasiado con poco que hiciera. Éste vehículo no estaba para hacer pistas y decidimos dejarlo en Erfoud para su reparación y reubicar a sus ocupantes; ya vendrían en el coche de Largo a recogerlo al día siguiente.

El horario previsto de salida se iba al traste, había que pasar primero por el mecánico. Esa noche también el grupo se acostó muy tarde (fiesta bereber) lo cual condicionaba sobremanera el horario de salida. Una pista que debíamos haber cogido sobre las 9:00 la empezamos  a las 12:30..., llevábamos 3,5 horas de retraso sobre el horario previsto. 

El inicio se hizo bien, los puntos GPS caían uno a uno como naipes de una baraja, nuestro rumbo y dirección eran correctos (¡qué tiempos aquellos en los que se navegaba sólo con referencias de waypoints!). En un cruce montañoso dirección sur y oeste dudamos y tomamos esta última dirección que a la postre fue errónea. Dos pinchazos y la parada para comer, así como el rumbo desviado en 60Kms del siguiente punto me dieron pronto a conocer que la etapa era incumplible. Cuando quisimos corregir el rumbo, una infranqueable cadena de dunas y matojos altos en las inmediaciones del lago seco Daya el Maider impedían nuestro paso por hacia el sur. Para colmo se levantaba tormenta de arena que enlentencía aun más la marcha de la numerosa caravana...

En circunstancias de 3 o 4 coches podríamos haber retomado el rumbo regresando sobre nuestros pasos, pero lo más sensato imponía tocar "grudón" lo antes posible. Vista nuestra posición en el mapa se decidió enfilar rumbo norte y salir a carretera cerca de Tazzarinne. La dakariana etapa prevista fue solo cumplida en su primer tercio. Una vez más, el desierto imponía sus reglas.

Ya en carretera con la noche encima, un pequeño grupo decidimos dormir en Tazarine para ir a recoger el Frontera al día siguiente, mientras que el resto del grupo prosiguió hasta el hotel Fibule de Draa de Zagora con miras a continuar con la ruta prevista.

Todo transcurría con normalidad en los primeros kilómetros de pista.

Enfilamos las primeras llanuras cuando de repente..., el primer pinchazo.

La hamada siempre es traicionera cuando se cabalga rápido sobre ella.

Un alto en el camino para comer, aprovechando la parada que se tuvo que hacer para reparar la rueda.

Cualquier lugar es bueno para marcarse unos pasos de ballet.

Segundo pinchazo de la tarde. Nada que no se pueda arreglar sobre la marcha con un buen equipo de boxes. 

La tormenta de arena nos sorprendió y tuvimos que aminorar la marcha.

Caía ya la tarde cuando decidimos tomar las pistas hacia el norte dirección Fezzou y salir a carretera.


5ª Etapa - miércoles 23 de marzo. Tagounite - Foum Zguid (NO CUMPLIDA)

La expedición se había dividido en dos grupos. El grupo de Dr Jons y Luilly regresaron a Erfoud por carretera para recoger el Frontera.

Manolo Alí con el grueso de la expedición que habían dormido en Zagora enfilaron hacia M'Hamid bastante tarde. Una vez allí no se buscó la ruta hacia el lago Iriki a pesar de disponer de los puntos GPS. En su lugar quedaron atrapados jugando en los arenales de Mhamid. Después de toda la jornada eslingando y paleando decidieron finalmente regresar y pernoctar en los vivacs de Tagounite, en Erg Lihoudi. 

El grupo que regresó a Erfoud a recoger el coche averiado, aprovechó también para hacer prácticas de conducción sobre arena haciendo la incursión en las dunas de Erg Chebi. Por la tarde con el Frontera ya reparado fueron por carretera hasta el Todra donde pernoctaron.  

La 5ª etapa por tanto no fue cumplida de ninguna de las maneras y en el Hotel de Foum Zguid se quedaron esperando a la expedición con la cena servida. Pudimos avisar al hotel sobre 23:30 cuando nos enteramos que el grupo de M'Hamid no había conseguido llegar al destino previsto. El malestar de los encargados fue mayúsculo puesto que nos habían fiado la reserva. Al final se llegó a un acuerdo y todo se arregló pagando una parte proporcional. En estas circunstancias la responsabilidad debe ser asumida por el grupo, aprendimos entonces que hay que viajar siempre con el colchón de un fondo común hasta la último día de pista.

Jornada los arenales de M'Hamid-Cheggaga

Arenales de M'Hamid: Un buen ejemplo del arenal en el que se metieron los coches. Foto dinámica por la arena que levantan las ruedas.

¡Vamos salta! Más no se le puede pedir a un Suzuki. La voluntad de Publio tirando no pasa desapercibida.

Trabajo en equipo para desatascar los vehículos.

Contraluz: especial difusión de la luz con un contraste muy cálido con la arena.

A la mañana siguiente en el campamento de jaimas de Erg Lihoudi.

Mosaico: bonito efecto conseguido con las ráfagas de luz que se cuelan a través de la tela de la tienda.


Ese mismo día en Erg Chebi...

Amanece en Tazarine: contrasta la intensidad de la luz que entra por el ventanuco y la oscuridad que mantiene el resto del habitáculo. Por la mañana hicimos carretera hasta las dunas.

Luilly al volante del Mitshu de Jons y Largo en su Terrano se internan en las dunas de Erg Chebi.

Es inevitable bajar presiones...

Primera rampa superada. Tato con Omar nuestro guía del Dunes D'Or, el corredor de las dunas.

El Terrano abriéndose paso por el mar de dunas.

Aunque cueste creerlo, esto era el Oasis Oubira en 2005.

Por aquel entonces las familias bereber no estaban acostumbradas al turismo.

Por la tarde fuimos a recoger el Frontera ya reparado en Erfoud e hicimos carretera hasta las gargantas del Todra.

Navigator: El Frontera ya reparado abriéndose paso entre las aguas de Todra.


6ª Etapa - jueves 24 de marzo. Carretera a Marrakech.

Etapa de tránsito donde debíamos reencontrarnos, como así fue, en Marrakech. El grupo de 3 coches procedentes del Todra hizo la pista del valle del Ounila, desde Ait Ben Haddou, un conducto montañoso de 50 Kms que se tardó unas horas en completar. Impresionantes vistas y cortados donde pasaba solamente 1 coche. En su día era una ruta de difícil acceso (hoy ya carretera) y los niños te salían al paso como en los lugares remotos del Atlas, una pista que prometía emociones fuertes. 

En mitad del trayecto antes de la subida al mirador del valle en un puerto de montaña, una expedición de españoles había tenido un accidente, precipitándose el coche de cabeza ladera abajo. Ni el coche ni sus pasajeros sufrieron daños, pero los que lo vieron caer salieron asustados de sus coches en su auxilio y uno de ellos tropezó con tan mala suerte que se partió la pierna en la caída. Cuando nosotros llegamos ya estaban los aldeanos trabajando en la construcción de una pista para sacar el coche de la ladera y al accidentado lo estaba trasladando una ambulancia.

Reencuentro sin incidencias de todo el grupo en Marrakech, en el magnífico Hotel Atlas Medina. Esa noche y al dia siguiente jornadas de turismo y relax en la ciudad. La última noche cena espectáculo con la danza del vientre... muy bonito pero una clavada.

Encuentro en pista con la caravana accidentada.

Los aldeanos siempre dispuestos a ayudar, ya estaban trabajando en la construcción de un acceso para recuperar el coche.

Subida al puerto de montaña, antigua pista por donde sólo pasaba un coche.

Vistas del valle del Ounila desde el mirador.

Reencuentro del grupo en Marrakech.

Jornada de compras por los bazares de Marrakech.

Fumata: Oscar no podía haberse colocado mejor, esta foto nos hace ver lo "diablillo" que es.

Babuchas: llama la atención el denso colorido que consigue esta foto.


Regreso por carretera hasta Ceuta el sábado 26 de marzo sin incidencias. Finalizado el XIII Raid del GAM con algunas etapas sin cumplir y otras nuevas conocidas como la incursión al interior de las dunas y la pista del valle del Ounila.